«Napoleón Bonaparte entró en Moscú y encontró una ciudad fantasma. Lo mismo nos pasó a nosotros» / Ciencia ficción

Napoleón_Bonaparte_entró_en_ Moscú_y_encontró_una_ciudad_fantasma
Es el éxodo más grande que han emprendido esas criaturas.

155

Ilustración y texto
de Carlos Alberto Arellano

Todos se marcharon. Tomaron lo que pudieron, quemaron lo que podía sernos útil y se fueron sin dejar huellas. Es el éxodo más grande que han emprendido esas criaturas, esos extraños y peludos seres de cuatro brazos y cuatro patas. Seguiremos apoderándonos, pueblo tras pueblo, ciudad tras ciudad, de este planeta, de este mundo tan parecido al nuestro. Lo que molesta es que estamos preparados para derrotarlos en batalla, incluso para enfrentarlos cuerpo a cuerpo, para vencerlos en su propio terreno, para quedarnos con su mundo sin el menor asomo de piedad. No estamos preparados para que se alejen de nosotros. Nos sentimos como Napoleón Bonaparte cuando entró en Moscú y encontró una ciudad fantasma, desocupada de habitantes y vaciada de suministros. Así es como nos sentimos.


Índice