Antigua Grecia: Las ciudades-Estado griegas estaban en perpetua guerra unas con otras

Hoplite_helmet
Casco corintio de hoplita.

► Imagen tomada de: Wikipedia
Hoplites
File:Hoplites.jpg
Hoplitas de la Antigua Grecia (del siglo V a. C.) Representación moderna de hoplitas avanzando.

► Imagen tomada de: Wikipedia

Guerra en la Grecia Antigua es la frase usada para describir la guerra de las polis griegas (las ciudades estado de la Antigua Grecia), entre la revolución hoplítica del siglo VIII a. C. y la emergencia del Imperio macedonio en el siglo IV a. C.

Ancient_Greece_hoplite_with_his_hoplon_and_dory
Recreación de un hoplita del siglo IV a. C.

► Imagen tomada de: Wikipedia
Spartan_hoplite
Hoplita espartano.

► Imagen tomada de: Wikipedia
Greek_Phalanx
Falange hoplítica
Reconstrucción moderna de una formación de falange hoplítica. El equipo no era uniforme (con la notable excepción de Esparta), puesto que cada soldado se procuraba su propia panoplia y la decoraba a su voluntad.

► Imagen tomada de: Wikipedia
File:Amphora warriors Louvre E866.jpg
Guerreros griegos.

► Imagen tomada de: Wikipedia
Laomedonte agonizante
Laomedonte agonizante, figura E-XI del frontón este del templo de Afea, c. 505-500 a. C.
.
► Imagen tomada de: Wikipedia

126

Por Carlos Alberto Arellano

Sí, Kara, hay mucha rivalidad entre nuestras ciudades-Estado. Los griegos siempre estamos peleando unos contra otros. Cada ciudad-Estado tiene un pequeño ejército que está formado en su casi totalidad por soldados de infantería pesada. Todos, o casi todos, nos entrenamos para la guerra desde la infancia, incluso los que más tarde serán filósofos y dramaturgos. Nuestras espadas, nuestras lanzas (¿quieres tocar mi lanza, Kara?) son de muy buena calidad. Llevamos un yelmo en la cabeza, que es muy resistente a los golpes, y el pecho y las piernas protegidos con metal. Y cargamos un escudo pesado. A pesar de nuestras diferencias, que las tenemos, hemos sido capaces de unirnos para enfrentarnos con enormes ejércitos asiáticos (recuerda, Kara, las batallas de Maratón y de las Termópilas). ¿Por qué los vencimos? Porque esos guerreros del Este estaban mal entrenados y mal disciplinados, y llevaban armas y escudos ligeros. Los hoplitas, Kara, somos realmente temibles.


Índice